http://www.deliriumrock.net/deliriumrock/wp-content/uploads/2013/07/Lossignosborde.jpg
  • Banda:
    Delirium
  • Album:
    Los Signos del Fauno
  • Año:
    2008
  • Grabado en:
    Delirium Records por: Fernando Lezama y Tino Martínez / Batería grabada en los estudios IHER por: Rafael David.
    Producido por: Fernando Lezama, Tino Martínez y Rafael David.
  • Integrantes:
    Fernando Lezama – Guitarra
    Tino Martínez – Batería
    Joe Casto – guitarra
    Gilberto Ruíz – Voz
    Juan Sebastián Laínez – Bajo

  • Arte de
    interiores:

    Elvin Moncada
  • Portada y
    Digitalización:

    Raúl Urquía
 

Los Signos del Fauno

Listado de Letras:

1. Intro
2. Soy El Que Soy
3. El Fauno
4. Espejismos
5. Queda Tan Poco
6. Escaleras
7. Invocación
8. Náufrago
9. A Una Ninfa
10. Campo Santo
11. Profecías
12. Más Allá
13. Esperando las Lluvias
14. El Despertar de Lupercus
15. El Umbral
16. Outro

Soy el fauno, llamado también Lupercus, soy Dios de los pastores y rebaños, de la fertilidad, de la sexualidad masculina, de las brisas, del amanecer, del atardecer. Tengo dones proféticos, de cazador, curandero y músico, en una de mis manos llevo el cayado de pastor y en la otra la siringa.

Viví con las ninfas en las grutas del Parnaso, me agradan las fuentes y la sombra de los bosques. En los bellos bosques y selvas yo habitaba, correteando tras las ovejas y espantando a los hombres que penetraban en mis tierras. Yo soy la naturaleza salvaje.

Al nada más nacer, escapé a las montañas, donde Hermes tuvo que buscarme para llevarme al Olimpo en una piel de liebre. Una vez allí, me llamaron Pan, por que yo era la diversión de todos.

Después me llamaron Sileno, fui padre adoptivo y preceptor de Dionisio, el dios del vino, el más viejo, sabio y borracho de mis seguidores.

Ebrio, yo tenía una sabiduría especial y el don de la profecía. El frigio Midas ansioso por aprender, me capturó echando licor a una fuente de la que yo solía beber. Hablé con el rey y le dije: “Lo mejor para un hombre es no nacer, y si nace debe morir lo más pronto posible” Esa era mi filosofía de la desdicha.

Ahora después de que los siglos me alcanzaron, contemplo en el devenir de los tiempos, los signos que marcan mi transfiguración.

 


Letras:


 

Intro

[Instrumental]

 

 

Soy El Que Soy

Soy el que soy
el que siempre fui
y que siempre voy a ser

Soy combustión,
fermentación,
mi licor es cada
gota de tu sangre

Soy el bastión
en transformación
que sostiene solidamente
tu razón

Un semidiós
fundido en dolor
que preguntó por cada
nervio de tu cuerpo

Soy curación,
transfiguración
hago verdad
de todo lo imposible.

 

Letra y Música: Fernando Lezama
Solos: Fernando Lezama

“Soy el que soy, el que siempre fui y que siempre voy a ser”

 

 

El Fauno

Las sombras envuelven,
lo envuelven todo,
entre sus brazos,
su cuerpo y su lengua.
Los ecos fatales
resuenan en los muros,
los cascos valientes
en el asfalto hirviendo

Nadie vio la triste figura
desmonta en silencio y muy lento

Abre la puerta sin rituales,
siento el rumor
del mundo que aguarda abajo,
arde y quema,
el acre lo penetra todo
y entra de un salto como el
que sabe a donde va

El fantasma nunca se sintió tan solo
justo ahora que regresa a casa

Siente el impulso
vital y corre,
casi volando sin tocar el suelo
y siente la fuerza
creadora en su núcleo
y arroja en las aguas
su propia materia

Ve fulgores de luz
que todo lo iluminan,
ve los faunos que emergen
para acompañarlo.

 

Letra y Música: Fernando Lezama
Solos: Joe Casto

“Se hizo de noche, tuve tiempo para escuchar al Fauno muy adentro, es fácil percibir el eco de los cascos aún cuando me mueva como una estatua. Yo tengo el poder para crear, para cantar y para advertir el futuro. Si veo sobre mis espaldas traigo conmigo a los monstruos que he creado, las cosas que he protegido y todo aquello a lo que alguna vez canté”

 

 

Espejismos

El tiempo ha pasado
Cuanto ha muerto en mi
La ruta esta tan lejos
Y ya no quiero mas seguir

La hostilidad de Cronos
jugó su mejor mano
y aquí me tiene al atardecer
muerto de fe.

Las cartas fueron tiradas
las apuestas en la carne,
arrojemos todo el resto
que importa jugarse la vida

Y no se de que puta manera
aprenderás de los instintos,
a separar las realidades
y escoger lo que nos queda.
Y si de una semilla hiciera parábolas,
podría no decirte
que buscar y que olvidaron

De oscuro total doy saltos
a una débil luz letal
salpicada de espejismos
que asemejan la realidad.

 

Solo 1: Joe Casto
Solo 2: Fernando Lezama

Música: Fernando Lezama, Rolando López, Tino Martínez, Juan Sebastián Laínez
Letra: Fernando Lezama, Francisco Morales

“Son cientos de años que llevo bregando en estas montañas y valles que los momentos pasados son solo Espejismos. Por lo visto a los ojos de los dioses, nuestras vidas son como monedas de poca monta que están regadas en la mesa de las apuestas, el buen tahúr las hace un montoncito mientras muestra sus cartas”

 

 

Queda Tan Poco

Siempre me llevas a nuevos lugares,
siempre dibujan mis ojos temor,
siempre conservas mis dualidades
traes mas dudas traes mas dolor

Pero queda tan poco, queda ya tan poco,
queda tan poco no me importa ya decidir.
Pero queda tan poco, queda ya tan poco
no me importa entregarme al devenir

Contemplando en el vacío,
de la nada tres acordes,
confesiones tan oscuras
palabras para la locura

Todos los caminos llevaron a Roma,
lo comprendo mirando hacia atrás.
Persiguiendo con las alas extendidas,
las sombras de un futuro mejor

Y me asustan las distancias,
que tan largo es el camino,
cuanto tiempo he estado lejos
cuanto tiempo mas espero.

 

Letra y Música: Fernando Lezama

“Me sorprendo siempre que el destino me arroja lejos aunque esto ha estado ocurrido por siglos, pero al final siento que queda tan poco que no vale la pena detener este huracán de llevo dentro”

 

 

Escaleras

He estado construyendo
mil escaleras que me saquen de este lado,
pero todas me llevaron
a las tinieblas
que los tiempos no olvidaron

Nunca pude encontrar un norte
que seguir a ritmo constante,
entre planos y palabras
todo perdió sentido

Y aun así no me crees
que la vida se va en vano
en hablar con muros como el calendario,
y aun así no me crees
que la vida se va en vano en hablar.

El muro era cada vez más alto,
agregar peldaños del saber
no fue suficiente,
no entregaré mis restos
a palabras necias
dirigiendo tanto ciego.

La humanidad entera,
testigo fiel de la aflicción que nos espera,
no hay que atenernos a su rueda
y ser mas fieros para no entrar en su esfera

Solo: Joe Casto

Dudo que vuelva a contar
esta historia otra vez,
por que yo se que jamás
entenderías como es,
y quien sos vos?
sin tu libro del perdón,
menos que yo.

 

Música: Fernando Lezama, Tino Martínez, Juan Sebastián Laínez
Letra: Fernando Lezama

“Los sacerdotes del templo vinieron a mi cueva a ver la obra que he construido con mis propias manos desde siglos atrás. Si, son estas escaleras interminables que conducen hacia ninguna parte”

 

 

Invocación

Cuando ya es tan tarde
y todos se fueron a esconder,
y algunos locos menos que genios
a los que humilla la luz
abren sus bellas negras
alas de murciélago,
comienzo a comprender este misterio

Ven, sobre la muerte remóntate
olvida tu pasado,
beberemos tinto vino
en la oscuridad
para que veas que aun hay amigos
con quien hablar.

Viajero en el tiempo
buscador de fortuna,
a los del sobre mundo
no les mandan comitivas.
Que nunca el miedo te coma las fuerzas
si hasta en el desierto
se renueva la vida

Solo: Joe Casto

Cuando ya amanece
y todos despiertan de nuevo a la luz
y aquellos locos a esconderse
de nuevo en su soledad
cierras sus batidos ojos para siempre
comienzo a comprender este misterio

Y yo, sobre la muerte remontaré,
también tengo pasado.
Libaremos tinta y sangre en la eternidad
para que veas que aun hay amigos
con quien hablar

 

Letra y Música: Fernando Lezama

“La noche es apta para llevar a cabo la invocación a los amigos muertos. Al igual que la mía, tu alma nació atormentada por los arcanos más profundos. Yo se bien que no soy el único que implora tu presencia vehementemente, somos muchos los que venimos a beber de la fuente de tus palabras. ¿Ves? No has muerto, estas entre nosotros, vestido de gala y siempre dispuesto a brillar”

 

 

Náufrago

Hoy me voy, no llevo equipaje
hoy me voy, solo llevo gasolina
para que la maquina
me devore en los kilómetros

Y de repente frente al mar
invitarme una cerveza
y tomarme esa cerveza,
y el mismo día regresar
esas calles grises tienen mi redención

Y aquí voy cortando las montañas,
y aquí voy cortando esta tristeza
por que aquí no hay pasado,
no hay futuro, solo existe el momento

Y de repente en el otro mar,
rezar un padre nuestro
y ya nunca regresar
esas nubes blancas tienen mi redención.

Solo: Fernando Lezama

Como sacar de la sangre
la parte que ya no queremos.
Ser de esta raza de puertas cerradas
y remedios misteriosos
En este camino
nadie viene de vuelta

Solo: Joe Casto

Yo no quiero ser un
náufrago del desenfreno
arrastrado mar adentro,
Por la muerte.

 

Letra y música: Fernando Lezama

“Asfixiado en mi prisión, quise hacer un viaje libertador por estos senderos hermosos, bajo el cielo gris que ha sido mi cómplice recurrente, crucé por los confines de estas tierras, llegué a playas desiertas y oscuras. Después me sumergí en el mar, pero no encontré más que a todos mis demonios, yo no quiero ser un náufrago del desenfreno”

 

 

A Una Ninfa

Con tus ojos me escudriñas,
me evalúas, disectas, condenas

Con tu voz cortada me enseñas
por donde pasa el cerco de púas
que tendiste a tu alrededor

Con tu desprecio me espantas
como a un perro sin amo,
manso a punta de patadas.

Y puede que tengas razón
cuando vos ves lo que ves
cuando me ves

Y yo sigo aquí
esperando a que movas
un puto dedo,
una señal y abrir de par en par
tu universo para mi.

Y yo sigo aquí
En silencio atento
a las puntas de tus alas
un breve tremor
la incitación a escuchar
tu pecho en mi corazón.

 

Solo: Joe Casto
Letra y Música: Fernando Lezama

“Me fui a buscar a una ninfa, mi musa, mi diosa, y le dije en el bosque mientras dormía; sé de tu miedo y tu lástima, se que te asustan mis pezuñas, mi rostro y mi alma. Besé su frente y para no molestarla más, me eche en el suelo y dormí bajo sus pies”

 

 

Campo Santo

Merodeando sin querer
en el camposanto de mi pasado,
a cuenta gotas me trago
la sangre que he vertido hasta hoy

Escarbando otra vez
entre las ruinas del mausoleo,
otro recuento de daños,
los pasos que me trajeron
hasta aquí.

Y es que hay olores,
lugares, precisos momentos
que por mas que quise con mi furia
nunca pude olvidar

Lo que mas recuerdo
mi triste inocencia,
de lo que solo conservo la tristeza,
lo que mas añoro
aquel dulce sosiego,
de lo que solo conservo
el recuerdo.

Solo: Joe Casto

En estas tardes tan extrañas
de frío amargo y de sol violento,
flores de muerto entre las fosas
y una vela en mi recuerdo

Sin cortejos me despido
tarde o temprano voy a volver,
a buscar desesperado
lo que en este féretro yo sepulté.

 

Letra y Música: Fernando Lezama

“Esta tarde encontré mis pies en el viejo y derruido camposanto, lamento estar de nuevo frente a estas tumbas. Tropecé con los sepulcros conocidos y preciados como tesoros escondidos. Me puse de rodillas y revolví la tierra sobre las sepulturas, solo para ver si los fantasmas revivían, pero no lo hicieron. Muy pronto estaba cansado, sucio y vacío, comprendí rápidamente que todo aquello se perdió para siempre”

 

 

Profecías

En mis campos floreció el odio,
alguien maldijo mi tierra,
como rocío vino la muerte
a llevárselos a todos

Les mostraron más de mil tumbas, no,
ninguno vio el cielo,
le soplaron al odio
un camino que no era

Que el aguacero
disimule sus lamentos
como si nunca nada ocurrió.

Tráelos corriendo a todos
les devolveré sus ojos,
que harapos sean uniformes,
el dolor arma y escudo,
y conviertan el mundo
en un infierno de teas ardiendo,
que importa, como va a terminar
si fuimos desde siempre sepulturas.

Y ahora que el horizonte se jodió
tus pensamientos convirtió o eliminó,
pájaros bermejos se cagaron en el cielo,
risas tan oscuras que llenaron tu vacío.

La tierra parió un silencio,
confirmando una antigua justicia,
nefasto y triste destino de aquellos
que juegan a ser dioses.

 

Solo: Joe Casto
Música: Rolando López, Fernando Lezama, Tino Martínez, Juan Sebastián Laínez
Letra: Fernando Lezama

“Correrá sangre por estas tierras, lo he visto en mis profecías. ¿Quién ha propiciado todo esto? ¿Quién señaló este mundo con su nefasto dedo? Cuando veas estas señales, encontrarás que no somos los elegidos. Al final, cada quien tiene lo que merece”

 

 

Más Allá

Yo quise escribir lo que estaba tan lejos,
lo filtrado entre las grietas de las fosas abisales,
con el tiempo resquebrajándose en mi piel,
y un par de ideas que se resecan
en su apenas aflorar.

Mientras te miro luz,
perderte tras el muro catedral

Nacen los recuerdos,
hiel melancolía que me arrastras a tu orilla,
después una barca de frágiles maderos
donde flotan las ideas y no se hunden,
por más que el agua, por más que el tiempo,
el viento arremetan en su olvido.

Hurgué en la cornisa
de un cielo elevado, donde moran los amigos
de acervo reservado, con sencillos brindis
bebimos de amargos pozos.

Podemos sepultarlo todo,
hemos recorrido tantas millas,
tantos sacrificios, tantos disparates
que solo llenan escaparates.

Solo: Joe Casto

He de destruir la mediocridad,
que no disperse más su enfermedad,
con el tiempo resquebrajándose en mi piel,
y un par de ideas que se resecan
en su apenas aflorar.

Mientras te miro luz,
Ofrecer el nuevo amanecer.

 

Solo: Fernando Lezama
Música: Fernando Lezama, Rolando López, Tino Martínez, Juan Sebastián Laínez
Letra: Francisco Morales

“Más allá yo percibo las visiones de lo que fue, lo que es y lo que será”

 

 

Esperando las Lluvias

En mis ojos podes ver
las cosas ocultas que llevo dentro,
en mis pies podes ver
los campos polvosos de donde vengo.

Y a veces hay trampas
que metro a metro se tienden,
y a veces hay trampas
centímetro a centímetro

Voy a esperar las lluvias
a que se lleve mi locura,
si los astros de este cielo
ya no estarán en mi ventana al nuevo día

En mi piel podes ver
heridas agudas de duros días,
en mis manos podes ver
cayos forjados en telarañas.

En el tejado del mundo como un gato
que solitario no teme caer,
con las frías miradas de los dioses
contemple en el firmamento.

Vi los prismas que todo lo separan
y me han partido en tres,
luego cinco y luego siete
Oh Dios! como permitiste esto.

Y no derramaré mi sangre sobre tu cabeza,
yo no quiero piedras sobre tu conciencia,
que es la sangre sino rocío que ya no refresca?
y no vale nada el que nunca se encuentra.

 

Solos: Fernando Lezama
Letra y música: Fernando Lezama

“Me agradan los bosques y las selvas cuando está a punto de llover, en cada gota de lluvia yo espero el resonar de la vida en su ciclo frágil y continúo. Quiero subir a un peñasco alto y peligroso, abrir los ojos y ver todo, comprenderlo todo mientras me quedo aquí esperando las lluvias”

 

 

El Despertar de Lupercus

[Instrumental]

Música: Fernando Lezama, Rolando López, Tino Martínez, Pedro Portillo

 

 

El Umbral

Yo ya no quiero que siempre aquí
todos se traten con tanto desprecio,
y que pasó? no continuó
el sueño de unidad quedó incompleto.

Quiero pensar que aun puede ser
aunque siento la presión en el pescuezo,
se que podemos buscar respuestas
y mirarnos a la cara

Hey!, no dejes de duela,
dejar pasar el tiempo y no hacer nada,
Hey!, no dejes que muera,
dejar morir para siempre la esperanza.

Solo: Fernando Lezama

Ya no quiero más semillas
que se convierten en espinas,
olvidarnos de mentiras
conteniendo el aliento

Solo hay que dar un paso más,
desvestirnos de falsas creencias,
quien cruzará conmigo el umbral
reconocer lo divino en cada uno.

 

Letra y música: Fernando Lezama

“¿Quien va a cruzar conmigo el umbral? Dejar atrás el odio inútil, que nuestros sueños no sean de tristeza, que no nos trague la desidia”

 

 

Outro

[Instrumental]